Cómo proteger nuestro vehículo de robos

Es bien sabido que la inseguridad se encuentra en todos lados, no solamente en la calle o en nuestras casas. Es por esto que siempre tenemos que estar atentos a lo que nos pase a nuestro alrededor y contar con que no todas las personas que se acercan buscan nuestro bien porque generalmente no lo es así.

Es por esto que debemos proteger nuestra propiedad, por eso tenemos que tener en cuenta distintos consejos para que los amigos de lo ajeno no pongan sus garras sobre lo nuestro.

Instala cualquier dispositivo de seguridad dentro.

Cuando queremos una protección completa tenemos que usar dispositivos que nos ayuden a cubrir las necesidades que tenemos. En diversos casos, uno de estos puede ser un localizador GPS.

Estos son sistemas relativamente nuevos que permiten determinar la ubicación de tu vehículo 24 horas al día, por lo que si cualquier cosa sucede estamos en una protección perpetua y podemos dar con su paradero sea la hora que sea.

Los servicios los ofrece una empresa de seguridad que cubre una cuota por mes pero que ofrece esta información por distintos medios, como los son  aplicaciones para nuestro Smartphone o también a través del internet, además de que se puede bloquear al encendido desde la central de control con una sola llamada.

Añadido a esto, podemos contratar un servicio de alarma de autos ya que estas siempre llamarán la atención de las personas que se encuentren en los alrededores, permitiendo así que si ocurre alguna actividad sospechosa, otras personas y hasta la policía se puedan poner al tanto de esto.

Nunca dejar el coche encendido.

Mientras que nos bajemos del vehículo a hacer cualquier diligencia tenemos que tomar en cuenta que el dejar el coche encendido es una oportunidad para los delincuentes ya que mientras nos bajemos estos pueden forzar la puerta del auto para poder abrirla y luego arrancar.

Estando el carro encendido, esto le brinda ventaja al delincuente para que pueda irse de manera inmediata sin poder reaccionar. Para esto también es bueno tener un mando con el que se pueda cortar el encendido y haga que el automóvil se apague, dejando al delincuente en evidencia e impidiendo que este pueda escapar.

Cuidarse las espaldas es lo primero.

Así como nos cercioramos que un cerrajero realice una instalación correcta, también tenemos que hacerlo de las personas que se encuentren cerca de nosotros. A veces, podemos incurrir en que estas no tienen las intenciones que aparentan y pueden ser delincuentes “disfrazados”.

Es por esto que mientras tengamos una rutina, cuando vayamos en el camino siempre cambiemos la ruta ya que no sabemos si alguien nos puede estar vigilando para poder interceptarnos y despojarnos del automóvil.

También tener cuidado cuando se tienen los vidrios abajo es importante porque cualquier persona, ya sea que vaya en una bicicleta o en una motocicleta pueden interceptarte y quieran despojarte no solamente del vehículo sino de cualquier cosa de valor que tengamos en este, perdiendo así la sensación de seguridad y hacernos creer que es nuestra culpa cuando no lo es.